¿Qué es la espasticidad?

Que es la espasticidad?

Espasticidad: La espasticidad es un trastorno motor asociado a múltiples enfermedades y discapacidades. Su origen se encuentra en una alteración del sistema nervioso central que provoca un aumento del tono muscular dificultando y/o imposibilitando total o parcialmente el movimiento de los músculos afectados.

 

¿Qué se siente?

La sensación que provoca la espasticidad es de rigidez, de tensión muscular constante, como si alguien se esposara una de sus manos a otra y de repente tirara las dos a la misma vez con la misma fuerza pero en sentido contrario; el brazo no se mueve pero se genera una tensión muscular, la espasticidad.

 

¿A quién afecta la espasticidad?

Niños, niñas y adultos, los afectados son tan numerosos como heterogéneos. Esta sintomatología está presente en muchas patologías entre ellas: la parálisis cerebral (P. C. I.),la espina bífida, el daño cerebral adquirido

(DCA), el ictus, la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, las ataxias, traumatismos cráneo encefálicos y
otras patologías.

 

El perfil de los afectados es muy heterogéneo; la espasticidad, puede estar presente en discapacidades innatas, (espina bífida) o sobrevenidas, (daño cerebral adquirido), degenerativas, (la esclerosis) o “estables”
la (P. C. I.).

 

¿Cómo se debe tratar?

Es imprescindible que el abordaje del “problema” sea multidisciplinar. No debemos olvidar que esto es imprescindible y esencial para un buen diagnostico y un mejor tratamiento. El equipo de especialistas, varía según cada caso, pero normalmente está o debe estar formado por : un neurólogo, un ortopedista, fisioterapeuta, terapeutas profesionales, traumatólogo, o médico rehabilitador. Aunque a veces no se contempla, es importante el papel del psicólogo que ayudará tanto a la familia como a la persona afectada.

¿Se cura la espasticidad?

La espasticidad, no se cura se trata. Se intenta atenuar y prevenir males mayores como las contracturas fijas o malformaciones óseas.

 

¿Hay tratamientos?

Entre los quirúrgicos: la fibrotomia gradual muscular entre las cuales se encuentra el  método Ulzibat, las tendotomias, y algunas cirugías ortopédicas que tratar la espasticidad, tratan las secuelas oseas de la misma, como las cirugías de cadera o rodillas.

 

Entre los no quirurgicos la Toxina Butolinica, el Lioresal Oral, las Ortesis, los Teratogs, la Hidroterapia, la Práctica del Deporte, la Terapia Fisica (Bobath, Bojta, fisioterapia, etc), en especial la natación entre otros. Siempre bajo la supervisión de profesionales médicos.

 

Evitar situaciones de estres, frio y el apoyo de auxiliares ortopedicos tambien son recomendables.

Auditados por 

Autorización para recibir donativos

Click aquí

Fundación MGAS 2017 • Todos los derechos reservados